​
Responsive image

Destino Salta: alojarse en Grace Cafayate, una experiencia inolvidable

Como la provincia de Salta tiene una gran cantidad de atractivos naturales, en esta ocasión les propongo tomar como destino la ciudad de Cafayate, una de las favoritas de los turistas no sólo por sus paisajes sino también por su cada vez más creciente oferta vitivinícola.

 

 

Y dentro de Cafayate, el lugar que se destaca como espacio residencial y de lujo es Grace Cafayate, una propuesta que forma parte de un emprendimiento de 500 hectáreas en los Valles Calchaquíes, en la que se combinan residencias particulares, viñedos y el propio hotel.

 

 

Grace Cafayate tiene habitaciones y suites en su edificio principal, a las que se suman otras 20 casas (o villas) ambientadas en tonos naturales y terrosos, con fotografías en blanco y negro, obras de un artista local llamado Eliseo Miciu.

 

 

Yo tuve la oportunidad de alojarme en una de estas villas, en las que no falta ningún detalle para el disfrute. Un sobresaliente living comedor, con una cocina integrada, una amplia habitación y un patio en el que sobresalen su parrillero e hidromasaje, todo con vista a los viñedos y las montañas, con despertares y amaneceres realmente soñados.

 

 

Como si supieran mis preferencias musicales, a los pocos minutos de ingresar a mi villa (la 17A) comenzó a sonar uno de mis temas favoritos “Hang On In There Baby” un clásico de Johnny Bristol (de 1974), al que primero conocí por su reversión de Gary Barlow de 1997. Con este primer guiño, lo único que quedaba era dejarse llevar, porque definitivamente no hay nada que falle.

 

 

Alojarse en Grace Cafayate es una experiencia completa en la que uno puede sumergirse en un período de descanso y diversión, sin moverse de la estancia: canchas de golf, tenis, squash y polo, un impresionante gimnasio, piscinas cubiertas y al aire libre, lagos, cabalgatas por las dunas y un completísimo spa.

 

 

Si uno decide llegar al lugar sin auto (como fue mi caso), es posible moverse por todo el predio con un carrito de golf, ya que las distancias pueden resultar un poco largas si pensamos que entre el hotel y el club house, hay cerca de dos kilómetros. Y un plus no menor de Grace es el nivel de atención de todos sus integrantes.


 

Grace Cafataye está pensado para todo tipo de público: familias, parejas y hasta personas que, como yo, deciden viajar solos para tomarse un descanso. Y es una experiencia inolvidable, de esas que valen la pena repetir. ★★★★★
 

Más detalles haciendo clic aquí.

 

 

Esta nota fue producida especialmente para Conocedores.com.

Por Norberto Sica
Por Norberto Sica
Editor de #IMPULSO